8 jun. 2017

La rutina se ha instalado en mi 'relación' con el deporte


Soy un animal de costumbres.

Llevo diez sesiones de natación ya en la nueva piscina y hasta hoy no he reparado que desde el primer día que llegué, siempre he usado la misma taquilla del mismo vestuario, me he duchado exactamente en la misma ducha, y he llevado prácticamente el mismo material todos estos días. Incluso nado todas las veces en la misma calle. Esto es horrible.

A pesar de la anarquía de los horarios, en cierto modo mantengo una serie de rituales antes, durante y después de hacer deporte. Intento que lo que me ha ido bien, no se cambie.

Soy un animal de costumbres, no sé muy bien el motivo, supongo que es porque mentalmente lo hace todo más fácil y no necesitas tomar decisiones o variar rutinas.

Pensándolo bien, casi siempre hago el mismo recorrido en bici, y suelo repetir la misma ruta a pie. Tomo los mismos geles, intento repetir las carreras que me gustan año tras año…

En fin, igual la “rutina” se ha instalado en esta ‘relación’ entre el deporte y yo, y debo tomarme esto de otro modo, porque en la variedad de entrenamientos, de sensaciones, hay más diversión que en hacer lo mismo semana tras semana.


No sé si hay que “cambiarlo todo para que todo siga igual”, pero añadir más dosis de alegría y cambio seguro que vienen bien. Y como todo, mucho mejor en compañía. Solo es más aburrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario