17 may. 2017

La peste a cloro y las gafas de natación empañadas


Han pasado más de 3 horas del último ‘entreno’ (dejémoslo en chapuzón) en la piscina pública de mi pueblo, Alcalá de Guadaíra. Me duché con el mejor gel de baño que tengo, usé champú del bueno para la cabeza y la barba, desodorante y colonia. Y sigo apestando a cloro. Es más, pienso que el olor a cloro se va haciendo más fuerte conforme pasan las horas…

Nadé 2 km en 39’00. ¡Qué coraje da no haber apretado un poco para hace un 38’. Podría poner excusas, la más recurrente es la de las gafas de natación empañadas. He buscado soluciones por internet, e incluso he comprado un líquido ‘anti-fog’ para que no se empañen. ¡Tampoco sirve! Hoy mismo, tras limpiar las gafas con este líquido, han tardado en empañarse la friolera de ¡3 largos a una piscina de 25 metros! Empiezo a pensar que somos víctimas de la ‘obsolescencia programada’ de los lobbies de la natación… Bueno, tampoco es para tanto. Cualquiera de las gafas de natación que compro empieza a empañarse a los pocos meses de uso, normalmente al segundo. ‘Anti-fog’, gotitas de mistol, escupitajos, enjuagues… Nada sirve o, al menos, nada funciona el 100% de las veces. Hay días que más o menos aguantan, y días en los que nadas a ciegas, como en un sueño, intentando ver el final de la línea del fondo de la calle antes de que le pegues un manotazo a la pared.

Algo más en serio, si es que puede haber algo que moleste más que unas gafas empañadas y nadar a ciegas (nada que ver con el concepto tan chulo de ‘swim a ciegas’) es la peste a cloro que llevas todo el día después de meterte en una piscina.

Hoy es uno de esos días en los que por trabajo puedo hacer doblete. Con doblete me refiero a dos sesiones. Me escapé a las 13h10 para nadar 45’, almorzar, currar y volver a correr a las 20h en la quedada Beer Runners en Sevilla. Serán 10km progresivos, empezando suave y con los dos últimos kms fuertes, bueno, o al menos el último fuerte.

Ya estoy deseando volver a casa tras la quedada para volver a ducharme e intentar paliar el pestazo a cloro. Después de nadar tengo la psicosis de que todo el mundo cerca mía va a olerlo también. Como un ‘peo’ en un ascensor.

Solamente he nadado en un sitio donde no apestaba a cloro después: en la piscina pública de Mónaco (Stade Nautique Rainier III). Claro, sin cloro, es una piscina tratada con sal. Estos millonarios sí que se lo montan bien. Al lado de yates de lujo, en el puerto, rodeado por el mismo asfalto que usan los Fórmula 1. Curiosidades de la vida, el autobús y la piscina pública son más baratos o iguales en Mónaco que en Alcalá de Guadaíra, Sevilla o Madrid. Bus a un euro y piscina a 3,5€ el baño individual (en los años 2012 y 2013), tanto para nadar en las calles como baño recreativo. 

Esperando que alguien construya una piscina sin cloro cerca mía seguiré buscando soluciones a lo del vaho en las gafas, a la peste que huelo horas después de salir de la piscina… Y otro día hablaremos del peor de los olores: El neopreno mojado dentro de tu habitación.

Eso sí que es heavy… 

2 comentarios:

  1. Dani, las gafas llevan un tratamiento antifog que se va estropeando según las mojas por dentro, las frotas o cualquier otro invento. Por tanto, cuando compres unas gafas, evita, en lo posible, que se mojen por dentro...
    Una vez ese tratamiento se ha perdido, los liquidos antifog y demás sirven de muy poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un par de meses es lo que me duran las buenas (especialmente las Zoggs, las mejores sin duda). ¡En adelante evitaré mojarlas por dentro! Gracias, crack!

      Eliminar