1 feb. 2020

El dorsal 777


El maratón es sufrimiento, agonía, lucha… durante 42 kilómetros, que pueden tornarse en sonrisas e incluso llantos de felicidad en los últimos 195 metros. O puede ser una tortura física y mental que se hace eterna, aunque sólo te estrelles contra el ‘muro’ unos kilómetros. Esto lo saben los maratonianos veteranos, los que ya lo han corrido en alguna ocasión. El maratón no tiene piedad con los que no lo respetan, con los que no saben qué es. El maratón es justicia en cierto modo. Y es muy de derechas, sólo ayuda a los más conservadores (con el ritmo), y premia a una élite muy reducida y que hace caja a costa del sufrimiento de los del vagón de cola. La vida misma.

Hoy, a Manolo Solís no le hubiera pasado lo que le ocurrió con 18 años en la primera edición del Maratón de Sevilla, allá por el 10 de marzo de 1985. Pocos años después llegó a parar el crono en 2h25, pero aquel día cometió la osadía de pretender correr un maratón al ritmo al que él solía hacer los 10 km.

Seguramente la gran mayoría de los poco más de 1.000 inscritos que hubo en la primera cita maratoniana sevillana no tenían ni la más remota idea de a qué se enfrentaban. Sólo algunos puristas ya iniciados como Javier Pérez Royo, uno de los padres de la prueba, y afamado catedrático de Derecho Constitucional, habían ido a Madrid a correr “Mapoma”. Pero un joven de Nerva (Huelva), aunque ya residente en Sevilla, comenzó la prueba en cabeza. Solís miraba sorprendido a su alrededor al resto de adversarios. Esos señores ya mayores, comparados con él, iban ‘rodando’ a 3’20-3’25 el kilómetro. Se vio tan sobrado que pasó por el kilómetro cinco escapado, liderando en solitario. Incluso pasó el km 10 en tercera posición.

“¡Dónde coño vas, chaval!” fue una de las cosas que más escuchó durante esos treinta y poco primeros minutos en boca de gente veterana y curtida como Francisco Medina, el vencedor ese día, el canario Damián Medina o Rodolfo Cárcaba, el segundo escalón de maratonianos patrios de aquella época, por detrás de clásicos como Vicente Antón (que ganó en Sevilla en 1986) o Sergio Fernández Infestas, García Tineo… que son los que allanaron el camino a generaciones gloriosas posteriores de los Serrano, Gavela, Fiz, Antón… Y un largo etcétera.

Solís estaba acostumbrado a correr a ‘tres pelados’ sobre asfalto, y aquel ritmo maratoniano le parecía una broma… Hasta que se estrelló con la distancia incluso antes que el temido muro del treinta y tantos. Su paso por el medio maratón ya fue un drama, y la cara de ilusión de aquel que se enfrenta con ingenuidad a lo desconocido tornó a estocazo y a deambular como zombi en aquellas calles desiertas hasta que se vino arriba en la recta de entrada a la Plaza de España. 

Se tomó el maratón como si fuera un diez mil. Y el maratón le devolvió unos 21 kilómetros hasta la meta de auténtica tortura. La cruzó con sus Tórtolas, míticas zapatillas que amortiguaban lo mismo que unas chanclas, en 3h08:11. 

El maratón tiene memoria, y más allá de aquel pecado de juventud, le ha dado un papel protagonista pero oculto a los ojos de los medios y las redes sociales. Él participó activamente en la creación y diseño del recorrido que devolvió la prueba al centro de Sevilla en 2012, y su trabajo en la sombra es y sigue siendo absolutamente indispensable en la organización de una carrera que ha logrado alcanzar su época dorada gracias a gente como él, que vive el atletismo (y lo que ahora se llama running o carreras por asfalto) con la misma pasión que un ultra disfruta de su equipo de fútbol detrás de una de las porterías. 

Ese #777 sigue hoy liderando a su manera el maratón hispalense, 35 años después, más allá de los 10 kilómetros iniciales, con ímpetu. Pero ahora Manolo lo conoce bien, tanto que ya le habla de tú, aunque durante unos años le habló de usted. 

Filípides estaría orgulloso de lucir ese dorsal, de correr en Sevilla, gracias a locos como Solís que tampoco le tuvieron ningún respeto a la distancia, y que lejos de pensar como los catetos cortoplacistas que nos rodean en esta ciudad, que hay muchos como en todas las ciudades, siempre vio con claridad que esta carrera era inmensa, y no por lo que mide, si no por lo que devuelve a la ciudad, y a las personas que lo llevan dentro, como él.

Nenikékamen, Manolo, hemos vencido.
Νενικήκαμεν 

31 jul. 2019

Mundial de Triatlón de Pontevedra 2019: Charlando con Javier Gómez Noya





Fui el jefe de prensa y community manager del Mundial Multideporte Pontevedra 2019. Una de las mejores experiencias laborales de mi vida. Tuve la suerte de hacer de maestro de ceremonias del acto con los triatletas en la Expo en el que Javi Gómez Noya compartía charla con los allí presentes, de la mano del Banco Santander.

6 mar. 2019

7 años después... ¡Viva el maratón!

Hilo-resumen de algunos tuitazos del maratón 🤪
"El maratón es el único deporte en el que lo importante no es participar... ¡es terminar!"
Han sido 7 años geniales currando en el Zurich Maratón de Sevilla, pero pongo punto y final a mi trabajo en su comunicación hoy. Creo que es el momento justo para tomar aire y dedicar más tiempo y más esfuerzo a otros eventos en los que estoy trabajando, tanto en el resto de cosas que hago con MPIB (que no me echan ni con agua caliente, espero) como con el resto de clientes con los que trabajo a tope y para los que necesito más horas. Gracias a todos (compañeros, Ayuntamiento...) por haberme aguantado y por haberme ayudado tanto 
Después de haber sido voluntario con 14 y 15 años, correrlo completo 5 veces, escribir el libro de su 25 aniversario, hacer su crónica para varios medios escritos y radios, y ser su jefe de prensa y community manager durante 7 años, ahora pondré todo mi empeño en correr sus 42.195 metros en unas 3 horas en 2020, que eso sí que es difícil 
¡GRACIAS!














29 ago. 2017

Resumen entrenamientos para el Ironman 70.3 Cascais 2017





En plena semana de tapering previo al Medio Ironman de Cascais he cumplido con creces con mis expectativas a la hora de entrenar, y pensé que no lo lograría :-D 

Sólo falta cruzar los dedos para que el día D a la hora H no haya ninguna lesión o problema físico, y ninguna avería o problema mecánico en la bici.

En 5 meses y tras 2 de parón total por lesión, llego al #IM703Cascais (este próximo domingo 3 de septiembre) con los deberes hechos:
🏃1.100 km
🚴🏻 1.900 km
🏊🏻 43.000 m

La media de cada semana sale a 55km corriendo, 165 en bici y 2,6 nadando, aproximadamente.

Mucho más de lo que pensaba que sería capaz de robar a cada semana, sobre todo por el calor que me restringe mucho las horas para salir a entrenar.

A pie he entrenado lo que he podido. El calor insoportable en Sevilla me ha hecho muy cuesta arriba poder hacer series largas, trabajo de calidad… Eso lo dejaré para septiembre para preparar en serio el asalto al Maratón de Málaga. He entrenado tiradas largas controladas a 4’25. No sé si podré mantenerlo tras 90km en bici este domingo, pero las previsiones de tiempo en Portugal (máximas de 23ºC) son geniales para poder correr bien.

He nadado más de lo que creía que iba a nadar. Sorprendentemente, es donde más rápido he progresado. Entreno muy suave en la piscina y cuando voy a una competición nado mucho más rápido de lo que pensaba que podía. Todo lo que sea estar en el agua entre 37 y 40 minutos el domingo es para mí un éxito :-D.

La bici me ha costado mucho. Salir solo el 95% de las veces es duro. Y lo que era una gozada al principio se transformó en una obligación no tan divertida. Eso sí, este pasado domingo salí con un club ciclista de Carmona y con compañeros del GAIA y me sentí muy fuerte. Lo de rondar los 30Km/h me parece imposible a día de hoy. De todas formas, he decidido tomarme la bici con calma para poder correr bien. Los dolores posturales han desaparecido, uno de los objetivos cuando empecé a entrenar, pero tengo rozaduras en los isquiones y me molesta. Así que seguro que el domingo me dará problemas en la bici, pero es un dolorcillo asumible y que no será excusa ;)

Las únicas dudas que tengo a día de hoy es con el material:
- ¿Doble calcetín? Uno para bici y otro para correr
- ¿Llevo los manguitos debajo del neopreno? Igual hace fresquito en bici, pero salir con ellos mojados no sé si es más contraproducente
- ¿Dos barritas energéticas de almendras y tres geles con cafeína para la bici y otros dos geles para la carrera? ¿Es demasiado? ¿Será muy poco?

Sólo he podido participar en dos triatlones (uno olímpico y uno sprint), y no he entrenado lo que quisiera las transiciones. Pero a lo hecho, pecho :-D


3 jul. 2017

Una quedada Beer Runners



Básicamente, en esto consisten las quedadas Beer Runners. Correr en buena compañía y luego tomarse unas cervezas con amigos ;)

Este es el vídeo que grabé el jueves pasado en Barcelona. Allí celebramos los primeros 4 años del grupo. Cómo pasa el tiempo. Allí estuve yo en la primera.

8 jun. 2017

La rutina se ha instalado en mi 'relación' con el deporte


Soy un animal de costumbres.

Llevo diez sesiones de natación ya en la nueva piscina y hasta hoy no he reparado que desde el primer día que llegué, siempre he usado la misma taquilla del mismo vestuario, me he duchado exactamente en la misma ducha, y he llevado prácticamente el mismo material todos estos días. Incluso nado todas las veces en la misma calle. Esto es horrible.

A pesar de la anarquía de los horarios, en cierto modo mantengo una serie de rituales antes, durante y después de hacer deporte. Intento que lo que me ha ido bien, no se cambie.

Soy un animal de costumbres, no sé muy bien el motivo, supongo que es porque mentalmente lo hace todo más fácil y no necesitas tomar decisiones o variar rutinas.

Pensándolo bien, casi siempre hago el mismo recorrido en bici, y suelo repetir la misma ruta a pie. Tomo los mismos geles, intento repetir las carreras que me gustan año tras año…

En fin, igual la “rutina” se ha instalado en esta ‘relación’ entre el deporte y yo, y debo tomarme esto de otro modo, porque en la variedad de entrenamientos, de sensaciones, hay más diversión que en hacer lo mismo semana tras semana.


No sé si hay que “cambiarlo todo para que todo siga igual”, pero añadir más dosis de alegría y cambio seguro que vienen bien. Y como todo, mucho mejor en compañía. Solo es más aburrido.

29 may. 2017

Primer test serio. Menos humos




Fotos: @SevillaCorre
Ayer hice el primer triatlón de la temporada, el olímpico de Sevilla, que era campeonato de Andalucía. Quedé el 249 de 372 (contando sólo a los federados), y el 273 de 437 en total. En definitiva, un globero del montón. El resumen de mis 2h24:09 (50.70km según el recién estrenado Suunto Ambit 3) fue:
 🏊🏼1.880m en 32.28 (1'44 el 100)
🚴🏼38.80km 1:06'44 (35 km/h)
🏃🏽9,65 en 42'04 a 4'19 / km

 El objetivo era estar en 2h19, como el año pasado, pero me fui 4’. La natación bien, mejor de lo esperado. La bici mal, no en cuanto a ‘rendimiento’ que lo di todo, si no que fui muy torpe. Eran 4 vueltas de 10km y la primera la hice solo o tirando de grupos que no colaboraban. Me uno a un buen grupo, me coloco el último para recuperar un poco del esfuerzo… y en un giro que había de 180º, me quedo descolgado con el que iba delante mía por pardillo. A empezar de nuevo. Al final 35km/h de media cuando el año pasado menos entrenado me salió a 37km/h… en este triatlón es esencial dar con un buen grupo para ir a rueda y reservar… Corriendo, mal, en cuanto a rendimiento y ritmo.

Y me hace replantearme el objetivo de Cascais, nada de correr la media maratón a 4’15, a 4’30 o incluso más. No están las piernas para muchos trotes. Lo mejor, volver a ver a viejos amigos de la organización, encontrarme con corredores y triatletas amigos en un evento deportivo y exigente, y que te animen así como el amigo José Luis Nieto, encargado de la logística y el almacén del triatlón y compañero Beer Runners :-D ‪

#IM703Cascais‪ #MiauToCascais‬‬‬‬

17 may. 2017

La peste a cloro y las gafas de natación empañadas


Han pasado más de 3 horas del último ‘entreno’ (dejémoslo en chapuzón) en la piscina pública de mi pueblo, Alcalá de Guadaíra. Me duché con el mejor gel de baño que tengo, usé champú del bueno para la cabeza y la barba, desodorante y colonia. Y sigo apestando a cloro. Es más, pienso que el olor a cloro se va haciendo más fuerte conforme pasan las horas…

Nadé 2 km en 39’00. ¡Qué coraje da no haber apretado un poco para hace un 38’. Podría poner excusas, la más recurrente es la de las gafas de natación empañadas. He buscado soluciones por internet, e incluso he comprado un líquido ‘anti-fog’ para que no se empañen. ¡Tampoco sirve! Hoy mismo, tras limpiar las gafas con este líquido, han tardado en empañarse la friolera de ¡3 largos a una piscina de 25 metros! Empiezo a pensar que somos víctimas de la ‘obsolescencia programada’ de los lobbies de la natación… Bueno, tampoco es para tanto. Cualquiera de las gafas de natación que compro empieza a empañarse a los pocos meses de uso, normalmente al segundo. ‘Anti-fog’, gotitas de mistol, escupitajos, enjuagues… Nada sirve o, al menos, nada funciona el 100% de las veces. Hay días que más o menos aguantan, y días en los que nadas a ciegas, como en un sueño, intentando ver el final de la línea del fondo de la calle antes de que le pegues un manotazo a la pared.

Algo más en serio, si es que puede haber algo que moleste más que unas gafas empañadas y nadar a ciegas (nada que ver con el concepto tan chulo de ‘swim a ciegas’) es la peste a cloro que llevas todo el día después de meterte en una piscina.

Hoy es uno de esos días en los que por trabajo puedo hacer doblete. Con doblete me refiero a dos sesiones. Me escapé a las 13h10 para nadar 45’, almorzar, currar y volver a correr a las 20h en la quedada Beer Runners en Sevilla. Serán 10km progresivos, empezando suave y con los dos últimos kms fuertes, bueno, o al menos el último fuerte.

Ya estoy deseando volver a casa tras la quedada para volver a ducharme e intentar paliar el pestazo a cloro. Después de nadar tengo la psicosis de que todo el mundo cerca mía va a olerlo también. Como un ‘peo’ en un ascensor.

Solamente he nadado en un sitio donde no apestaba a cloro después: en la piscina pública de Mónaco (Stade Nautique Rainier III). Claro, sin cloro, es una piscina tratada con sal. Estos millonarios sí que se lo montan bien. Al lado de yates de lujo, en el puerto, rodeado por el mismo asfalto que usan los Fórmula 1. Curiosidades de la vida, el autobús y la piscina pública son más baratos o iguales en Mónaco que en Alcalá de Guadaíra, Sevilla o Madrid. Bus a un euro y piscina a 3,5€ el baño individual (en los años 2012 y 2013), tanto para nadar en las calles como baño recreativo. 

Esperando que alguien construya una piscina sin cloro cerca mía seguiré buscando soluciones a lo del vaho en las gafas, a la peste que huelo horas después de salir de la piscina… Y otro día hablaremos del peor de los olores: El neopreno mojado dentro de tu habitación.

Eso sí que es heavy… 

15 may. 2017

De mecánica y del 'Juanelo' dormido


No tengo ni idea de mecánica. Soy un desastre con la llave Allen y con el destornillador en la mano. De hecho, he tenido que ir a la tienda donde compré mi bici (TodoBici.es) que tengo mano de obra gratis de por vida, afortunadamente, para que me volvieran a ajustar la dirección tras mi último intento en bajar el manillar un aro. A pesar de estar bien apretado, tenía un poco de holgura y hacía ruido al pedalear. Ahora va fina.

De lo poco que hago de forma rápida y efectiva es cambiar cámaras pinchadas. He pinchado tantas veces que soy un maestro ya. Lo otro que se me da bien es limpiar la cadena de suciedad y ponerle cera (sí, cera, no aceites).

Ya de paso me han recomendado poner más a nivel el sillín, que lo tenía inclinado hacía abajo en mi búsqueda de más comodidad y de evitar adormecimientos en el “Juanelo”, es decir, en toda la zona genital. Aunque en esta misma tienda me pusieron la bici a mi medida, hasta que no he bajado un poco el sillín y lo he adelantado también un ‘pelín’ no desaparecieron las molestias en la zona. Muy desagradable. Toca ahora subir poco a poco, algunos milímetros, el sillín, hasta encontrar la posición ideal. Salir en bici varias horas y que no duela nada al bajarte es genial. Salir en bici y que a partir de una hora tengas molestias es una tortura.

Ya puedo pedalear 3 horas o más sin que se me queden las manos dormidas, no se cargan los trapecios ni haya dolor en el cuello, y si me bajo de la bici sigo notando todas las partes de mi cuerpo :-D. Eso sí, en cuanto intento hacer la transición y correr me duelen los riñones... Habrá que entrenar más. 

Por muchos tutoriales de mecánica que haya en youtube, hay quien tiene habilidad para arreglar y ajustar las bicis… y hay auténticos inútiles, como yo.


De aquí a Cascais lo único que cambiaré serán las cubiertas, las tengo ya gastadas y llenas de cicatrices de pinchazos. Espero… De momento he gastado cero euros. He visto unas cubiertas Michelín de 23mm a 18€ cada una. Investigaré si merece la pena comprar unas de 25mm de ancho o seguir con las de 23. ¿Alguna recomendación?