18 mar. 2015

El extraordinario caso del jornalero - fondista: Pastor Caballero

Foto: Paul Tergat y Pastor, casi nada...

*Entrevista publicada en Runner's World en 2009

Pastor Caballero Expósito cuenta las semanas por competiciones, y rompe todas las reglas y preceptos de las teorías de entrenamiento. Prácticamente sólo entrena dos o tres días por semana, compite todos los fines de semana, desde medias maratones a cualquier distancia ‘menor’ en pista. Es un todoterreno del atletismo popular y veterano, que llegó relativamente tarde al mundillo (con cuarenta años), pero que temporada tras temporada se encarama a lo más alto de los podiums, mientras sigue acabando maratonianas jornadas trabajando de sol a sol en el campo.

La sorprendente historia de su proceso iniciático en el deporte no merece ser estropeada por ninguna letra que no salga de su boca: “Estaba un domingo recogiendo espárragos junto a otros cuatro temporeros. Estaba cayendo aguanieve y el campo estaba muy embarrado. El jefe nos dijo que así era imposible, que nos fueramos a descansar. Nos fuimos a un bar de mi pueblo, La Campana. Nos tomamos unos cuantos vasos de anís para entrar en calor. En la puerta del bar paraba un autobús que llevaba a unos corredores a la salida de una carrera que une Fuentes con La Campana, 16 km. Me aposté con ellos y con el dueño del bar a que era capaz de terminarla. Acabé en la línea de salida con las mismas botas del campo y unas calzonas que me dejó un vecino. Hice los primeros kilómetros en cabeza de carrera, y terminé al final el noveno y el segundo de mi pueblo agarrándome las calzonas con las manos porque se me caían, les partí el elástico. Así gané la apuesta y empecé a correr”, nos cuenta Pastor con mucho arte.


Desde entonces sigue compaginando su durísimo trabajo en el campo con entrenamientos y éxitos deportivos. Sus números son brutales, increíbles. Sin ir más lejos, en 2008, con 55 años, participó en un total de 69 carreras (un año tiene 52 semanas), de las cuales fue primero en su categoría en 23 ocasiones, segundo en 14 de esas carreras, y tres veces tercero, “aunque en 2009 espero correr todavía más”, sentencia el campanero, que corrió con 48 años y muy pocos kilómetros en sus piernas la Media de La Cartuja en 1:15. Precisamente, en esta distancia ha logrado uno de sus mayores éxitos. El pasado mes de julio de 2008 concluyó tercero de su grupo de edad la prestigiosa  media maratón de Nueva York, aunque la organización de una de las pruebas míticas que se celebra en ‘la gran manzana’ ya se ha puesto en contacto con él para indicarle que finalmente es segundo porque han descalificado a un japonés que entró por delante de él, lo que le valdrá un viaje al maratón que él decida.

Su peculiar historia tiene también otra lectura profunda. ¿De qué habría sido capaz Pastor de haberse dedicado al atletismo desde más joven? No es fácil la respuesta, pero si sumamos las circunstancias que le rodean, casi da vértigo. A su durísimo trabajo físico en el campo, sin descanso semanal prácticamente, hay que añadir que es muy anárquico en su preparación, que entrena como mucho tres días de cada siete y que compite también sin pausa... “Me gusta correr, lo hago porque me divierto. A veces voy al campo y trabajo unas horas, me voy a Sevilla y participo en una carrera, vuelvo y sigo trabajando. Me gusta juntarme con mis amigos en las competiciones, compartir un rato con ellos, reírme y disfrutar tras acabar. El ambiente siempre es muy bueno, nos conocemos desde hace muchos años”, afirma si mostrar nada de cansancio tras concluir los diez kilómetros de la carrera popular Distrito Este de la capital andaluza a “tres cincuenta y pocos” de media (2009).

Pastor pertenece al reputado Club de Atletismo Gaïa de Carmona, al que representa tanto sobre el asfalto de las pruebas en ruta, como en el barro y en la tierra de los cross y en el tartán de los campeonatos veteranos. Su hiperactividad le llevó a disputar hasta cuatro pruebas del pasado Campeonato de España. Fue cuarto en el 3.000 con 10:29, sexto en el 1.500 con 5:16, séptimo en el 800 y quinto en el 400 con 1:10. Y eso que llevaba casi dos meses parados por culpa de una inoportuna lesión...

En 2009 no le va a hincar el diente al maratón, lo tiene planeado para el 2010, “todo se andará, no hay que ir con prisas, quiero hacer pista este verano y tantos kilómetros me dejan las piernas mal”, asegura Pastor.

Este año participará en mayo en los reputados 25 kilómetros de Berlín, y ya ha estudiado las clasificaciones de varios años atrás y espera ser segundo o tercero, como mínimo. En maratón cuenta con una mejor marca personal de 2:48:10 de hace unos años, y también ha completado los 10 km por debajo de 35 minutos y los 5 km en 17 ‘pelados’.

Por cierto, gracias al hijo de Pastor que vive actualmente en México, se pueden seguir sus andanzas atléticas por internet en su propio blog, que recoge todo lo que corre  y vive este infatigable y risueño andaluz: http://atletismo-pastor.blogspot.com

1 comentario:

  1. Muchas gracias por compartir esta historia con los corredores. Hay personas que son simplemente extraordinarias y que quedan ocultas o nunca llegan a brillar. En el caso de este señor, es increíble lo que ha logrado, más aún teniendo en cuenta su edad.

    Un caso parecido al de "Super Paco" y un claro ejemplo de que la mezcla de genética y un estilo de vida saludable (pero duro), pueden dar la misma talla que un entrenamiento técnico. Un saludo.

    ResponderEliminar