17 abr. 2017

Buscar tiempo para entrenar...


Uno de mis objetivos a medio plazo es ser finisher de un Ironman. No a cualquier precio, si no llegando a la competición bien entrenado. Ese “bien entrenado” supone dedicar entre 12-16 horas a nadar, pedalear y correr, unos 5-6 meses. Y eso es muy complicado, al menos en mi situación actual de trabajo y con dos peques de 6 y 2 años. Trabajo y familia son mi prioridad, el deporte es un hobby, nada más que eso. Dejaremos el proyecto 'full' Ironman para más adelante, qué se le va a hacer...

Esta pasada Semana Santa pensaba que lograría sacar más tiempo para entrenar que las precedentes, y eso que no he fallado ningún día. “Sólo” he podido sumar 1 hora de natación con test de 2 km en 39’50”, 4h15 de carrera a pie (unos 50km, incluyendo día específico de cuestas de 600 metros, fartlek de 8x2’, y un rodaje de 15km a 4:35 que pretendía ser a 4:15...) y 4h de bici (80km el Jueves Santo en 3 horas y una hora el domingo a 32km/h). En total unas 9h15’ de deporte. No he podido llegar ni a las 10h que me había propuesto. 

Sería poco para un Ironman y hasta que no cambie mi día a día dejo el proyecto aparcado, aunque justo a 4 meses y medio del objetivo de Cascais me parece razonable, sobre todo viniendo de una lesión. De hecho, he terminado con el sóleo castigado y eso que he corrido sólo 4 días, uno de ellos un rodaje de 7km muy suave.

Siempre se puede sacar más tiempo, todo el mundo tenemos 24 horas al día y muchas obligaciones familiares y laborales. Para sumar esas horas parece inevitable doblar entrenos algún día. No queda otra. Encima cada día que pasa con el calor se hace más complicado correr a media mañana. Toca replantearse hábitos.

Ser millonario es poder disponer de tu tiempo libremente, sin ataduras. Hacer lo que tú quieras. El trabajo y los viajes por trabajo nos hacen ser ‘pobres’ (bueno, los que están en el paro quisieran esa pobreza para sí mismos), pero no hay excusas para no sacar al menos una hora al día. Toca madrugar más en adelante.

Y lo peor es que estas nueve horas y pico de ejercicio pasan factura. Tengo más sueño que el burro de Juan Valdés…

 ‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais 

4 abr. 2017

Operación TriSuit…

 

En estas fechas muchos andan empezando a darle vueltas a la operación bikini para lucir tipo en verano. Yo estoy en plena operación ‘TriSuit’ para poder entrar en el mono de triatlón de dos piezas con el que voy a hacer el medio Ironman de Cascais. Trisuit fue una de las primeras palabras que aprendí de la jerga ‘triathlete in English’ cuando empecé a trabajar en eventos internacionales.

TriSuit (mono de triatlón), Wetsuit (neopreno), aerobar (acoples) o TT (bicicleta tipo ‘cabra’ o contrarreloj)… No es que sea un drama, pero para uno que ha llegado a estar en 59kg en plena forma hace unos años, los actuales 64-65 peligran la utilidad de la talla del mono, y la “S” empieza a quedarse dramáticamente pequeña. En tres semanas de entrenos he perdido ya un kilo, porque tras dos meses de parón físico y de seguir zampando como un Orco acampado en Mordor, casi sin dejar de comer ahora pierdo peso. Pero para un media distancia creo que hay que ir bien preparado, y bien preparado significa dejar a un lado los kilitos de más.

Para alguien no iniciado obviamente no tengo sobrepeso, al revés, soy un ‘canijo’, pero a poco que corras o montes en bici es esencial tener un par de kilos o tres menos para evitar lesiones, ir más rápido y sentirse ‘en forma’. Y digámoslo, por el orgullo de entrar en el mismo trisuit de 2016, 2015… Lo cierto es que me probé el mono de dos piezas después de 8 meses de tenerlo guardado en el armario, y apretaba demasiado, y aprecia ‘pliegues’ que no deberían estar ahí :-D

 No voy a hacer ninguna dieta. Simplemente voy a moderar mucho la ingesta de calorías basura (soy adicto a las galletas, a los picos con pipas del Mercadona y algún que otro capricho dulce), e intentar suplirlos con mucha más fruta. Es así de simple, y de fácil. Lo que pasa es que los picos con pipas están más ricos que los plátanos y las manzanas. Así de simple, y de difícil. Es un pequeño esfuerzo, porque comer fruta no es ninguna tortura, pero supone un (otro) acto de constricción que se suma a la dureza de entrenar. A todo esto, usaré un dos piezas porque es mucho más cómodo para pedalear y correr que un mono enterizo. Se nada con neopreno, así que no hace falta llevar un mono ‘unipieza’ para no perder ritmo nadando.

 ‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais

30 mar. 2017

Nadar, o flotar



Llevaba desde octubre sin meterme en una piscina. Bueno, la matronatación con mi peque de casi dos años no cuenta. Tengo la suerte de poder ir a la piscina a horas ‘raras’, es decir, a horas en las que está vacía, y es mucho más agradable que tener que estar pendiente de ver si te adelantan, si tienes que esperar a que pase uno más rápido… En cierto modo, nadar solo en una piscina me relaja, pero como la calle esté llena de nadadores, me estresa… Paradoja. Y eso mismo me pasa siempre en los triatlones, me agobio mucho nadando con otros alrededor, me falta hasta el aire en las salidas. Eso sí, aprendí hace tiempo a ponerme en uno de los laterales en las salidas para evitar el contacto, y si tengo que salir lento, lo hago.

Nadar se me da bien, aunque no me gusta demasiado. Para ser sinceros, me gusta un rato, pero me aburre si voy varios días a la semana. Uno o dos días lo tolero bien, al tercero me pregunto “¿qué carajo hago en la piscina?”. A pesar de todo, los que entienden de esto me dicen que no tengo mala técnica, que tal vez me balanceo demasiado y que uso poco las piernas, aunque eso igual puede ser bueno cuando nadas con neopreno una distancia larga.

Aprendí a nadar cuando niño, aunque a ‘nadar bien’ me enseñó José María Merchán, olímpico en Sydney 2000. Coincidí con él trabajando en la Federación Andaluza de Triatlón y se metió conmigo en la piscina varios días para enseñarme ejercicios, técnica, corregir vicios adquiridos… Sobre todo me enseñó a valorar la sensación de deslizarte y estirarte al máximo durante cada brazada. Jamás nadaré técnicamente perfecto, pero ponerse en manos de un experto es la mejor decisión que puedes tomar para mejorar nadando.

De momento sigo nadando ‘solo’, aunque cuando lo he hecho con un grupo de entrenamiento es cuando más he progresado y mejorado la velocidad. Cuando pase Cascais y tenga tiempo, o más tiempo, intentaré buscar un grupo de entrenos en la piscina.

‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais

21 mar. 2017

Correr con el dorsal de otro



– Hola, es usted ¿XXXX XXXX?
– Sí, ¿qué ocurre?
– Su número está asociado como teléfono para llamar en caso de emergencia de un participante del Maratón de Sevilla. Le llamamos desde el CECOP para informarle que XXXX XXXXX con el dorsal X.XXX ha tenido que ser atendido por los servicios sanitarios una vez terminada la prueba, está siendo trasladado a un centro hospitalario y está estabilizado, aunque nos indican que se trata de un posible problema cardíaco. ¿Le conoce?
– Sí, claro, es mi marido, ¡qué le ha pasado!
– …

Por muchas ediciones que acumules trabajando en un evento así, siempre hay algo que te sorprende, cada año. Fui testigo de esta conversación telefónica en 2014, durante la celebración del maratón sevillano, en el CECOP montado para la ocasión en la planta alta del propio estadio de La Cartuja. Desde hace un par de ediciones el CECOP creo que se organiza desde la Ranilla, pero los primeros años tuve la suerte de compartir espacio con ellos en el estadio porque era el sitio más cercano a la línea de meta desde donde podía conectarme a internet de alta velocidad para mandar la crónica a los medios, subir vídeos y fotos a las redes sociales…

Lo del CECOP es un espectáculo. Trabajan de forma increíble, es impresionante. Es el centro de coordinación operativa de Sevilla, de todas las fuerzas de seguridad, y coordina y controla todas las emergencias (seguridad, sanitarias, movilidad…) en grandes eventos como el maratón, la Semana Santa, la Feria… 

Rondando ya las 5 horas de competición y con casi todo controlado, y servidor terminando la crónica para enviar a los medios de comunicación, saltaron las alarmas por dos posibles infartos en la zona de post meta. Una que prácticamente se quedaba en un susto, y otra que tenía peor pinta. Un maratoniano, que ya estaba sentado en la grada viendo entrar a los demás y tras haber pasado hasta por el guardarropas, se desvanecía inconsciente. Rápidamente fue atendido. Estaba solo.

Desde el CECOP coordinan la evacuación y siguen el protocolo de avisar al teléfono de emergencias asociado al dorsal del corredor. Al otro lado de la línea había una señora, esposa del maratoniano. Se produce la conversación del principio de este post.

La señora cuelga el teléfono muy nerviosa, entre lágrimas. Seguramente no olvidará ese día jamás. Su marido, que se suponía que estaba corriendo el maratón, tampoco.

El marido de esta señora no corrió el maratón, no estaba ni en Sevilla capital. Había ido a la sierra con unos amigos a hacer una ruta de mountain bike. Se había lesionado hacía un mes en una de las tiradas largas preparatorias y decidió vender su dorsal a un corredor portugués que se había quedado sin plaza (ese año se agotaron con bastante antelación). La mujer le llamó al móvil para intentar hablar con él y enterarse de a qué hospital iba a ser trasladado, con la esperanza de poder escuchar su voz… ¡vaya sorpresa! Estaba tomándose una cerveza en Guillena, tras la ruta… Fresco como una lechuga, sano y a salvo.

El tal Joao, el maratoniano portugués, estaba en la grada esperando a sus compañeros de club, para irse todos juntos al coche de vuelta. Todo se quedó en un susto para él, se recuperó y le dieron el alta ese mismo día, pero sus compañeros no se enteraron de lo sucedido hasta algunas horas más tarde.

Lo de aquel domingo seguramente sea ya una anécdota que esta familia contará en sus reuniones en Navidad, pero el mal rato que pasó esa señora hasta que localizó al marido o los interminables minutos de los corredores portugueses intentando saber dónde estaba Joao, debieron ser terribles.

Por cierto, la seguridad social pasó la factura a Joao: traslado, atención médica… ya que no estaba cubierto por el seguro de la prueba. 

Lo de correr con el dorsal de otro, en caso de emergencia grave, puede ser un drama.

6 mar. 2017

Rumbo al Ironman 70.3 Cascais


En justo 6 meses estaré en Cascais intentando terminar mi primer medio Ironman. He hecho alguna distancia similar, pero oficialmente es el primero. 1,9 km de natación en aguas calmadas pero frías, 90km de bici sin muchas complicaciones (unos 1.300m de desnivel positivo) y 21km de carrera a pie llanos. ¿Objetivo? Pues rondar los 30 km/h en la bici después de unos meses sin hacer mucho, y tras unos 40' en la natación. Ojo que llevo varios meses sin pisar la piscina, literalmente. Intentaré hacer menos de 1h30 en la carrera a pie. Todo lo que sean menos de 5h25 en meta supongo que será un gran éxito.

Lo malo es que llevo 6 semanas en el dique seco, por una rotura en los músculos intercostales tras dos semanas de gripe. Estaba entrenando la carrera a pie muy bien, mi objetivo era empezar a entrenar para acabar el Maratón de Vitoria entorno a las 3 horas. No ha podido ser por la inoportuna lesión, pero gracias a los compañeros de Sport Life Fran Chico, Yolanda Vázquez-Mazariego y Fernando Sebastián, me he metido en este lío y tengo un nuevo reto: tomarme en serio la preparación de un triatlón.

Hoy ha sido mi primer día tras el parón, y con mucho miedo por el dolor en las costillas. He podido trotar muy suave 5 kms. Prueba superada. Ahora sí, arranco los entrenamientos para llegar el 3 de septiembre en la mejor forma posible para disfrutar de este precioso triatlón de media distancia.

Lo peor no es empezar ahora, lo peor será acumular kilómetros en julio y agosto en una ciudad como Sevilla. Iré contando cómo estoy entrenando, los problemillas que me voy encontrando por el camino, el material que usaré, los consejos que mi entrenador Manuel Dana y mis compañeros del Gaia Carmona me vayan dando... En definitiva, este será el diario de un triatleta novato en la media distancia, que es autónomo y trabaja en eventos deportivos y por lo cual no tiene mucho tiempo para entrenar :-(. Encima soy  padre de dos niños de 6 y casi 2 años, que me tienen muchas noches en vela...

Mi plan es correr mínimo 4 días a la semana, un día de natación y uno o dos de bici semanales. Juego al fútbol siete de vez en cuando, más por tomarme una cervezas con mis amigos de toda la vida tras el partido que por otra cosa...

Espero poder lograr este reto con dignidad (quiero decir sin arrastrarme, jejeje). He hecho algunos triatlones olímpicos, algún distancia intermedia y rara entre el half y el olímpico, muchos duatlones y triatlones cross cuando cogía la bici de montaña, y hasta algún acuatlón. Mi fuerte es la carrera a pie, nadar se me da bien para lo poco que he entrenado y aunque me apasiona la bici, después de un par de años volcado en intentar hacerme con la 'flaca' de carretera, sigo sin encontrar una postura en la que me encuentre cómodo pedaleando más de 2-3 horas. En fin, pequeñas penurias y también muy buenos ratos. Me encanta hacer deporte. Y este reto es compartido con Yola, Fernando y Fran, que celebrará allí su cincuenta cumpleaños.

Pongo rumbo al Ironman 70.3 Cascais  #MiauToCascais


31 dic. 2016

La irlandesa Lambe y el guineano Bangoura, ganadores de la XXI San Silvestre Sevillana Clínica Dr Cariñanos





Fotos Antonio M. Ortega
Dos atletas extranjeros han roto la racha de tres años consecutivos de victorias de corredores hispalenses en la San Silvestre Sevillana Clínica Dr Cariñanos. La irlandesa Sinead Lambe y el guineano Ahassane Bangoura han sido los ganadores de la vigesimoprimera edición de esta tradicional cita deportiva que cierra el año en Sevilla. 
Dos extranjeros, hecho inédito en los 21 años de historia de esta prueba, han sido los ganadores de la San Silvestre Sevillana Clínica Dr Cariñanos, que se ha celebrado hoy 31 de diciembre de 2016 en un nuevo escenario, los aledaños del estadio de La Cartuja. La irlandesa Sinead Lambe y el guineano Ahassane Bangoura han sido los vencedores de la carrera que cierra el año atlético en Sevilla.
En categoría masculina, un nutrido grupo de casi 10 corredores se ha mantenido unido corriendo en cabeza hasta el tercer kilómetro de los 5,5 que medía la carrera, donde el guinenano Ahassanne Bangoura (CA Mauri Castillo) lideró el cambio de ritmo y se hizo con una victoria muy trabajada en los metros finales. Segundo en meta, a escasos segundos, fue Yossodjo Kone, de Costa de Marfil, y, tercero, un sevillano, Juan Robles, que no pudo repetir su victoria de la edición anterior. Robles, triatleta del Isbilya Sloppy Joes, vuelve a estar en un extraordinario momento de forma.
En féminas, la irlandesa Sinead Lambe logró la victoria en esta prueba tras remontar desde el tercer puesto, imponiéndose a la atleta local Carmen Gutiérrez (CA Betta) por un escaso margen. La sevillana Conchi Castillejo (CA Amigos de la Pirámide) fue finalmente tercera, repitiendo su clasificación de la edición anterior.
Como es tradicional en esta prueba, a pesar del cambio de ubicación, las calles de la Cartuja se han llenado de colorido y disfraces para celebrar la última carrera del año, que a pesar del ‘exilio’ del Parque de María Luisa por motivos de incompatibilidad con el plan de coordinación de emergencias del Ayuntamiento, ha gozado de un gran ambiente.
Los 5,5 km del renovado recorrido fueron una auténtica fiesta con la que los corredores sevillanos concluyeron un año haciendo deporte y participando también en el clásico concurso-carrera de disfraces paralelo. Los ganadores en cada categoría se llevaron como premio unos lotes de productos ibéricos. En el concurso de disfraces destacó el premio grupal que fue para una réplica deportiva de los “Armaos de la Macarena”, que han corrido disfrazados de romanos todo el circuito.
La XXI San Silvestre Sevillana Dr Cariñanos ha sido organizada por el club ADS (Agrupación de Deportistas de Sevilla) y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla a través del Instituto Municipal de Deportes.
CLASIFICACIÓN XXI San Silvestre Sevillana Clínica Dr Cariñanos 2016
HOMBRES
1. Ahassanne Bangoura (Guinea)   16:50
2. Yossodjo Kone (Costa de Marfil)          16:54
3. Juan Robles Pérez                                  17:04
4. José Antonio Deza Díaz             17:08
5. Francisco Hormigo Gamarro                    17:10

MUJERES
1. Sinaed Lambe (Irlanda)   20:20
2. Carmen Gutiérrez Peña   20:23
3. Conchi Castillejo Molina 21:05
4. Lola Saura Luján                           21:34
5. María Sánchez Moreno               21:40


¡Feliz 2017!

30 dic. 2016

Dándole vueltas a la San Silvestre de Sevilla...


Soy el jefe de prensa de la San Silvestre Sevillana desde 2003. Trabajando muchos años gratis el día 31 de diciembre. Algunos años he cobrado algo, una miseria, otros años no, una vez me ha caído hasta una paletilla. Incluso creo recordar que el club me inscribió en algún Maratón de Sevilla a cambio de la ‘peoná’. 13 años después, ahora que ya no soy ni miembro del club ADS, sigo escuchando y leyendo tales barbaridades que se me quitan las ganas de hacer cualquier otra cosa que no sea salir a correr y volver a casa el 31 de diciembre. Dan ganas de no implicarse lo más mínimo desde el lado de un club en esto del running, atletismo popular o como le llamemos. 

Llevo años leyendo en redes sociales, en los foros antes, a algunos corredores que han ganado jamones o paletillas quejándose del precio del dorsal el año que no vienen a correr (ninguno jamás devolvió o regaló el jamón, o se quejó al inscribirse cuando ganó...). Llevo muchos años leyendo y oyendo a muchos que se quejan –con o sin razón– de que pasase de costar 0 a que costase 1€ al principio, luego 2, luego 4... hasta los 10€ de ahora. Todos pagan encantados las zapatillas, el gps, la ropa de deporte, la inscripción para el Maratón de Nueva York, pero que un club de atletismo te organice una carrera en la Plaza de España de tu ciudad no, eso no, eso tiene que ser gratis, o que los socios del club lo paguen para que los demás, señoras y señores de 30, 40 ó 50 años, corramos subvencionados. 

Ya quedamos pocos de los que hace 13 años estábamos, como Daniel Colomé, por ejemplo. Me he comido marrones en la San Silvestre siendo gratuita y de pago, como el año aquel que hubo que devolver los 4€ de inscripción a todo el que lo pidió porque delegación del Gobierno cerró el parque de María Luisa por un temporal, o el tener que llamar a una señora para avisarle de que su marido trasplantado iba en una ambulancia para el hospital… Ojo, hasta el año pasado o el anterior el club ADS estuvo pagando a proveedores la deuda de la devolución de las inscripciones del año del cierre del parque… Y mira que ha llovido desde entonces, en sentido figurado.

Cuando miro atrás valoro si realmente mereció y merece la pena llegar tarde a la cena de Nochevieja con la familia cada 31 de diciembre. La San Silvestre la organiza un club que se fundó en 1975, que coorganiza la media maratón más antigua de la provincia todavía (Sevilla-Los Palacios), que utiliza todos sus recursos en la tarde previa de Nochevieja… Con la miseria que se obtienen de beneficios por esta carrera se destina a pagar una furgoneta de alquiler para que sus duatletas, triatletas o corredores vayan a competir a un campeonato de España en no sé dónde, para poner en marcha una escuela deportiva deficitaria, pagar algo de la piscina para que los socios puedan ir a entrenar, o como en el pasado, para llevar a atletas veteranos a participar en un campeonato del mundo.

Yo no estuve en la primera edición de la San Silvestre, creo que ni corría, pero sí colaboré desde que llegué a este mundillo con mi club de entonces, con su presidente de entonces, Paco Moreno ‘el Puntillitas’, con el de ahora, Manolo Solís, y seguramente con el que venga después.

El otro día hablando con Manolo Solís me dijo algo que me gustó mucho: “Aunque ya no estés en el club, tú sí sientes los colores”. Seguramente por eso, por un compromiso que adquirí hace mucho con ‘El Puntillitas’ y con el ADS, porque fue la primera carrera de la que envié una nota de prensa a los medios, y porque me encantaba el ambiente tan sano que había y que hay entre los que se ponen en la línea de salida el 31 de diciembre, sigo ahí colocándome el dorsal y enviando la nota a los medios en esta carrera. Es lo único 'amateur' que hago ya en el mundo de la comunicación deportiva, porque me dedico profesionalmente a esto.

Mañana haz lo que te dé la gana, vete al parque a correr en vez de a La Cartuja, corre sin dorsal, llama sinvergüenza al primero que veas de azul por allí, incluso a mí… Eso sí, sólo te pediría un poco de respeto al hablar del ADS (Agrupación de Deportistas de Sevilla), de la gente que estuvo y de la gente que está ahora dando la cara. Los Manolo, Aurora, Pepe Illanes, Daniel Colomé, Torres… hacen por el deporte en Sevilla más que muchos políticos, muchos técnicos, muchos clubes, muchos atletas y muchos periodistas.

Seguro que la organización se equivoca, nos equivocamos, en mil cosas, en estos más de 20 años. Y seguro que nos equivocaremos en los próximos 20, si es que sigue habiendo carrera. 

Respeto. 

18 jul. 2016

Micromachismos

Durante la Carrera de la Mujer de Vitoria tuve la suerte de charlar con dos mujeres sobre machismo, violencia de género, feminismo, lucha social, igualdad… Fueron casi dos horas de tertulia con mi ‘jefa’ Yolanda Vázquez-Mazariego de Sport Life (impulsora y ‘mamá’ de la Carrera de la Mujer) y con Elena Sagaseta, abogada de la asociación Clara Campoamor y apasionada defensora de los derechos de las mujeres.

En esas dos horas escuché muchas cosas, casi todas ya conocidas, pero Elena Sagaseta me sorprendió con un término que me ha abierto los ojos. Me habló de los MICROMACHISMOS.

Uno que se considera a sí mismo hombre comprometido con la igualdad y con la lucha de las mujeres, ha de reconocer que ha caído alguna vez en la trampa de los micromachismos. Y es imperdonable.

Los micromachismos son esos pequeños detalles que siguen colocando a las mujeres en una situación de inferioridad, relegada a un segundo plano por su sexo, dando por hecho una supuesta superioridad física, emocional, intelectual o cultural del hombre por encima de ellas. Toda la historia sobre el origen de este término está en este enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Micromachismo

La mejor forma de entender qué es el micromachismo, algo atávico, enlazado a los más bajos instintos machitos, es poniendo ejemplos de pequeñas actitudes machistas que siguen incidiendo de forma grave en la desigualdad real entre géneros. Ojo, micromachismo no es la violencia explícita, no es la desigualdad de roles en el hogar, no es la diferencia de salarios entre hombres y mujeres, es algo mucho menos obvio… aparentemente:

Micromachismo es:
  • Que el padre se lleve a los niños el sábado al parque mientras la madre cocina o limpia en casa
  • Que dos parejas salgan juntas y los hombres se sienten en el asiento de delante del coche y las mujeres detrás
  • El mando de la TV es ‘propiedad’ del papá o del ‘macho alfa’ de la casa.
  • Que el camarero/camarera le entregue la cuenta al hombre directamente.
  • Que al ir una pareja a comprar algo de tecnología, o al taller, el responsable sólo le cuente las características o explique en qué ha consistido la reparación al hombre, sin mirar a la mujer.
  •  Cambiar los pañales es cosa de las madres, enseñar a montar en bici o jugar a la pelota es cosa de los padres…
Y el último y más reciente ejemplo de #micromachismo lo ha destapado el INE (Instituto Nacional de Estadística):

“Las mujeres dedican 4 horas y 29 minutos diarios a tareas domésticas y cuidado de otras personas. Los hombres, 2 horas y 32 minutos”.

7 jun. 2016

Por qué se llama Bar Citroën... *Homenaje al Citroën y a La Raza

Rescato este post que publiqué en el blog de retahila.es hace unos cuantos años para que sirva como pequeño homenaje a dos amigos que van a sufrir el presumible cierre del Bar Citroën y de La Raza, Beni y José Ignacio (¡y a sus familias!). ¡Ánimo y ojalá que mantengáis los dos negocios tal y como los conocemos hasta ahora! Leído en ABC: http://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-ayuntamiento-pone-fecha-cierre-raza-y-citroen-201606062334_noticia.html

Citroen Bar Sevilla

Foto: https://www.flickr.com/photos/radoo86/12304885025

El mítico bar Citroën se llama así, Citroën, por una extraña asociación. Más o menos por lo mismo por lo que nacieron otros grandes negocios. Beni González, hijo del actual dueño del establecimiento y uno de los encargados de que todo funcione a la perfección, nos resolvió esta duda que muchos sevillanos se siguen haciendo. "Mi bisabuelo hizo en este mismo sitio un quiosco de cristales con motivo de la Exposición de 1929. Un quiosco pequeñito y abierto como los que aún quedan en el Parque de María Luisa, para que la gente se tomara un café, un refresco... Allí paraba un amigo suyo, Mariano Terry, un pionero en el mundo de la automoción. Entonces no había concesionarios de coches. Él aparcó un flamante Citroën en la puerta, y allí mismo se reunía con los posibles clientes, cerraba las importaciones... Así, el bar Citroën fue bar y casi 'concesionario' de la marca francesa en Sevilla, y así era conocido por todo el mundo. Posteriormente el bar se remodeló en los años 40, más o menos como lo conocemos hoy, y también se crearía el concesionario que hoy se conoce como "Viuda de Mariano Terry".

31 dic. 2015

Lucía Pérez y Juan Robles se imponen en la vigésima edición de la San Silvestre Sevillana

XX SAN SILVESTRE SEVILLANA 2015
Por tercer año consecutivo son dos sevillanos los que se imponen en categoría femenina y masculina en la San Silvestre Sevillana, que hoy 31 de diciembre ha alcanzado su vigésima edición. Lucía Pérez, atleta de Mairena del Aljarafe, y el triatleta hispalense Juan Robles han sido los ganadores de la tradicional carrera con la que se cierra el año atlético en plena Plaza de España.
Fotos: Antonio M Ortega (@retahila)




Lucía Pérez y Juan Robles han sido los primeros clasificados de la XX San Silvestre Sevillana 2015 que ha congregado a casi 2.000 corredores en la Plaza de España de Sevilla. La corredora de Mairena del Aljarafe ha logrado su cuarta victoria en esta prueba tras las de los años 2008, 2011 y 2012, mientras que Juan Robles ha dado la sorpresa tras adjudicarse en un disputadísimo sprint a Sergio Lorenzo, uno de los mejores duatletas del mundo y que defendía su victoria conseguida el año pasado en esta misma carrera.