3 jul. 2017

Una quedada Beer Runners



Básicamente, en esto consisten las quedadas Beer Runners. Correr en buena compañía y luego tomarse unas cervezas con amigos ;)

Este es el vídeo que grabé el jueves pasado en Barcelona. Allí celebramos los primeros 4 años del grupo. Cómo pasa el tiempo. Allí estuve yo en la primera.

8 jun. 2017

La rutina se ha instalado en mi 'relación' con el deporte


Soy un animal de costumbres.

Llevo diez sesiones de natación ya en la nueva piscina y hasta hoy no he reparado que desde el primer día que llegué, siempre he usado la misma taquilla del mismo vestuario, me he duchado exactamente en la misma ducha, y he llevado prácticamente el mismo material todos estos días. Incluso nado todas las veces en la misma calle. Esto es horrible.

A pesar de la anarquía de los horarios, en cierto modo mantengo una serie de rituales antes, durante y después de hacer deporte. Intento que lo que me ha ido bien, no se cambie.

Soy un animal de costumbres, no sé muy bien el motivo, supongo que es porque mentalmente lo hace todo más fácil y no necesitas tomar decisiones o variar rutinas.

Pensándolo bien, casi siempre hago el mismo recorrido en bici, y suelo repetir la misma ruta a pie. Tomo los mismos geles, intento repetir las carreras que me gustan año tras año…

En fin, igual la “rutina” se ha instalado en esta ‘relación’ entre el deporte y yo, y debo tomarme esto de otro modo, porque en la variedad de entrenamientos, de sensaciones, hay más diversión que en hacer lo mismo semana tras semana.


No sé si hay que “cambiarlo todo para que todo siga igual”, pero añadir más dosis de alegría y cambio seguro que vienen bien. Y como todo, mucho mejor en compañía. Solo es más aburrido.

29 may. 2017

Primer test serio. Menos humos



video

Fotos: @SevillaCorre
Ayer hice el primer triatlón de la temporada, el olímpico de Sevilla, que era campeonato de Andalucía. Quedé el 249 de 372 (contando sólo a los federados), y el 273 de 437 en total. En definitiva, un globero del montón. El resumen de mis 2h24:09 (50.70km según el recién estrenado Suunto Ambit 3) fue:
 🏊🏼1.880m en 32.28 (1'44 el 100)
🚴🏼38.80km 1:06'44 (35 km/h)
🏃🏽9,65 en 42'04 a 4'19 / km

 El objetivo era estar en 2h19, como el año pasado, pero me fui 4’. La natación bien, mejor de lo esperado. La bici mal, no en cuanto a ‘rendimiento’ que lo di todo, si no que fui muy torpe. Eran 4 vueltas de 10km y la primera la hice solo o tirando de grupos que no colaboraban. Me uno a un buen grupo, me coloco el último para recuperar un poco del esfuerzo… y en un giro que había de 180º, me quedo descolgado con el que iba delante mía por pardillo. A empezar de nuevo. Al final 35km/h de media cuando el año pasado menos entrenado me salió a 37km/h… en este triatlón es esencial dar con un buen grupo para ir a rueda y reservar… Corriendo, mal, en cuanto a rendimiento y ritmo.

Y me hace replantearme el objetivo de Cascais, nada de correr la media maratón a 4’15, a 4’30 o incluso más. No están las piernas para muchos trotes. Lo mejor, volver a ver a viejos amigos de la organización, encontrarme con corredores y triatletas amigos en un evento deportivo y exigente, y que te animen así como el amigo José Luis Nieto, encargado de la logística y el almacén del triatlón y compañero Beer Runners :-D ‪

#IM703Cascais‪ #MiauToCascais‬‬‬‬

17 may. 2017

La peste a cloro y las gafas de natación empañadas


Han pasado más de 3 horas del último ‘entreno’ (dejémoslo en chapuzón) en la piscina pública de mi pueblo, Alcalá de Guadaíra. Me duché con el mejor gel de baño que tengo, usé champú del bueno para la cabeza y la barba, desodorante y colonia. Y sigo apestando a cloro. Es más, pienso que el olor a cloro se va haciendo más fuerte conforme pasan las horas…

Nadé 2 km en 39’00. ¡Qué coraje da no haber apretado un poco para hace un 38’. Podría poner excusas, la más recurrente es la de las gafas de natación empañadas. He buscado soluciones por internet, e incluso he comprado un líquido ‘anti-fog’ para que no se empañen. ¡Tampoco sirve! Hoy mismo, tras limpiar las gafas con este líquido, han tardado en empañarse la friolera de ¡3 largos a una piscina de 25 metros! Empiezo a pensar que somos víctimas de la ‘obsolescencia programada’ de los lobbies de la natación… Bueno, tampoco es para tanto. Cualquiera de las gafas de natación que compro empieza a empañarse a los pocos meses de uso, normalmente al segundo. ‘Anti-fog’, gotitas de mistol, escupitajos, enjuagues… Nada sirve o, al menos, nada funciona el 100% de las veces. Hay días que más o menos aguantan, y días en los que nadas a ciegas, como en un sueño, intentando ver el final de la línea del fondo de la calle antes de que le pegues un manotazo a la pared.

Algo más en serio, si es que puede haber algo que moleste más que unas gafas empañadas y nadar a ciegas (nada que ver con el concepto tan chulo de ‘swim a ciegas’) es la peste a cloro que llevas todo el día después de meterte en una piscina.

Hoy es uno de esos días en los que por trabajo puedo hacer doblete. Con doblete me refiero a dos sesiones. Me escapé a las 13h10 para nadar 45’, almorzar, currar y volver a correr a las 20h en la quedada Beer Runners en Sevilla. Serán 10km progresivos, empezando suave y con los dos últimos kms fuertes, bueno, o al menos el último fuerte.

Ya estoy deseando volver a casa tras la quedada para volver a ducharme e intentar paliar el pestazo a cloro. Después de nadar tengo la psicosis de que todo el mundo cerca mía va a olerlo también. Como un ‘peo’ en un ascensor.

Solamente he nadado en un sitio donde no apestaba a cloro después: en la piscina pública de Mónaco (Stade Nautique Rainier III). Claro, sin cloro, es una piscina tratada con sal. Estos millonarios sí que se lo montan bien. Al lado de yates de lujo, en el puerto, rodeado por el mismo asfalto que usan los Fórmula 1. Curiosidades de la vida, el autobús y la piscina pública son más baratos o iguales en Mónaco que en Alcalá de Guadaíra, Sevilla o Madrid. Bus a un euro y piscina a 3,5€ el baño individual (en los años 2012 y 2013), tanto para nadar en las calles como baño recreativo. 

Esperando que alguien construya una piscina sin cloro cerca mía seguiré buscando soluciones a lo del vaho en las gafas, a la peste que huelo horas después de salir de la piscina… Y otro día hablaremos del peor de los olores: El neopreno mojado dentro de tu habitación.

Eso sí que es heavy… 

15 may. 2017

De mecánica y del 'Juanelo' dormido


No tengo ni idea de mecánica. Soy un desastre con la llave Allen y con el destornillador en la mano. De hecho, he tenido que ir a la tienda donde compré mi bici (TodoBici.es) que tengo mano de obra gratis de por vida, afortunadamente, para que me volvieran a ajustar la dirección tras mi último intento en bajar el manillar un aro. A pesar de estar bien apretado, tenía un poco de holgura y hacía ruido al pedalear. Ahora va fina.

De lo poco que hago de forma rápida y efectiva es cambiar cámaras pinchadas. He pinchado tantas veces que soy un maestro ya. Lo otro que se me da bien es limpiar la cadena de suciedad y ponerle cera (sí, cera, no aceites).

Ya de paso me han recomendado poner más a nivel el sillín, que lo tenía inclinado hacía abajo en mi búsqueda de más comodidad y de evitar adormecimientos en el “Juanelo”, es decir, en toda la zona genital. Aunque en esta misma tienda me pusieron la bici a mi medida, hasta que no he bajado un poco el sillín y lo he adelantado también un ‘pelín’ no desaparecieron las molestias en la zona. Muy desagradable. Toca ahora subir poco a poco, algunos milímetros, el sillín, hasta encontrar la posición ideal. Salir en bici varias horas y que no duela nada al bajarte es genial. Salir en bici y que a partir de una hora tengas molestias es una tortura.

Ya puedo pedalear 3 horas o más sin que se me queden las manos dormidas, no se cargan los trapecios ni haya dolor en el cuello, y si me bajo de la bici sigo notando todas las partes de mi cuerpo :-D. Eso sí, en cuanto intento hacer la transición y correr me duelen los riñones... Habrá que entrenar más. 

Por muchos tutoriales de mecánica que haya en youtube, hay quien tiene habilidad para arreglar y ajustar las bicis… y hay auténticos inútiles, como yo.


De aquí a Cascais lo único que cambiaré serán las cubiertas, las tengo ya gastadas y llenas de cicatrices de pinchazos. Espero… De momento he gastado cero euros. He visto unas cubiertas Michelín de 23mm a 18€ cada una. Investigaré si merece la pena comprar unas de 25mm de ancho o seguir con las de 23. ¿Alguna recomendación?

11 may. 2017

El puto neopreno


Lo de nadar con neopreno es algo con lo que no termino de sentirme bien. Es como el sillín de la bici… Se supone que con el neopreno se flota más y, por tanto, se nada más rápido y con menos esfuerzo. La gente que de verdad entiende de triatlón y de entrenamiento siempre me ha dicho que lo mejor del neopreno es que a los ‘pati gordos’ como yo nos ayuda a flotar mejor, a tener el culo más cerca de la superficie, y que nos ayuda a nadar sin tener que hacer tanto trabajo de piernas. Al llevar las piernas más descansadas puedes rendir más en bici y corriendo. Es decir, gracias al neopreno en teoría se me debe hacer algo más fácil la bici.

Pero la realidad es que por mucho que he probado (incluso competido un par de veces), el Aquasphere Racer me resulta incómodo. Es de mi talla, era en su momento de los tope de gama, pero no termino de disfrutar. Me roza el cuello y me tengo que poner mucha vaselina, tengo la sensación de que no me ajusta bien hasta que no llevo 15’ nadando… Este neopreno lo conseguí cuando cerró TriStar, los teníamos para que los triatletas hicieran test, y es de lo poco que pude recuperar después de 4 meses sin cobrar... Este estaba sin usar, al menos.

Lo bueno del neopreno es que realmente sí quita el frío. Aunque como en todos entra algo de agua cuando te metes a nadar, al momento se calienta y crea una especie de capa térmica con la que sólo te acuerdas de que llevas los pies y la nuca desprotegidos. Como el agua esté fría, y eso es lo que me espera en Cascais, la única solución es ponerte 2-3 gorros. Ayuda a flotar más y algo quita… Porque el dolor de cabeza está asegurado.

Sin entrar en detalles escatológicos de lo que pasa cuando te entran ganas de hacer pipí y ya tienes el neopreno puesto, lo de nadar con el ‘wetsuit’ es algo que hay que practicar mucho más de lo que lo hago para intentar no pasarlo mal. De momento, ya he nadado un día con él en el Guadalquivir (estuve el otro día en el entreno del Medio Ironman de Sevilla), y sé que por lo menos 3-4 veces más lo usaré antes de septiembre: en el Torán con los compañeros del GAIA, en Gales para el Long Course Weekend, en el entreno previo del Triatlón de Sevilla y algún día que me escape a la playa. En la piscina me niego, es insoportable el calor. 


‪#IM703Cascais‪, #MiauToCascais

1 may. 2017

¿Soledad del corredor de fondo? Soledad la de nadar en la piscina vacía...


¿Soledad del corredor de fondo? Soledad la de nadar en la piscina vacía. Probando la cámara @TomTomSpain Bandit en el agua.

Salir a rodar suave por el campo es muy placentero, pero nadar en una piscina absolutamente vacía a medio día es una experiencia casi 'mística'. Debajo del agua no escuchas casi nada, pero sacas la cabeza y sólo notas el choque del agua con los bordillos o las corcheras. Nadas tranquilo, sabes que no te cruzarás con nadie, que no tienes que estar pendiente por si alguien viene detrás más rápido, por si tienes que adelantar a alguien.

Ver cómo avanzas cada semana en la piscina es muy placentero. Intentar deslizar los brazos en el agua y llegar lejos con los dedos, ¡qué sensación!

Eso de nadar casi 2.000 m en aguas abiertas (y frías) no me apetece mucho, pero es casi un 'peaje' para poder luego disfrutar el resto de la prueba.

‪#IM703Cascais #MiauToCascais


17 abr. 2017

Buscar tiempo para entrenar...


Uno de mis objetivos a medio plazo es ser finisher de un Ironman. No a cualquier precio, si no llegando a la competición bien entrenado. Ese “bien entrenado” supone dedicar entre 12-16 horas a nadar, pedalear y correr, unos 5-6 meses. Y eso es muy complicado, al menos en mi situación actual de trabajo y con dos peques de 6 y 2 años. Trabajo y familia son mi prioridad, el deporte es un hobby, nada más que eso. Dejaremos el proyecto 'full' Ironman para más adelante, qué se le va a hacer...

Esta pasada Semana Santa pensaba que lograría sacar más tiempo para entrenar que las precedentes, y eso que no he fallado ningún día. “Sólo” he podido sumar 1 hora de natación con test de 2 km en 39’50”, 4h15 de carrera a pie (unos 50km, incluyendo día específico de cuestas de 600 metros, fartlek de 8x2’, y un rodaje de 15km a 4:35 que pretendía ser a 4:15...) y 4h de bici (80km el Jueves Santo en 3 horas y una hora el domingo a 32km/h). En total unas 9h15’ de deporte. No he podido llegar ni a las 10h que me había propuesto. 

Sería poco para un Ironman y hasta que no cambie mi día a día dejo el proyecto aparcado, aunque justo a 4 meses y medio del objetivo de Cascais me parece razonable, sobre todo viniendo de una lesión. De hecho, he terminado con el sóleo castigado y eso que he corrido sólo 4 días, uno de ellos un rodaje de 7km muy suave.

Siempre se puede sacar más tiempo, todo el mundo tenemos 24 horas al día y muchas obligaciones familiares y laborales. Para sumar esas horas parece inevitable doblar entrenos algún día. No queda otra. Encima cada día que pasa con el calor se hace más complicado correr a media mañana. Toca replantearse hábitos.

Ser millonario es poder disponer de tu tiempo libremente, sin ataduras. Hacer lo que tú quieras. El trabajo y los viajes por trabajo nos hacen ser ‘pobres’ (bueno, los que están en el paro quisieran esa pobreza para sí mismos), pero no hay excusas para no sacar al menos una hora al día. Toca madrugar más en adelante.

Y lo peor es que estas nueve horas y pico de ejercicio pasan factura. Tengo más sueño que el burro de Juan Valdés…

 ‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais 

4 abr. 2017

Operación TriSuit…

 

En estas fechas muchos andan empezando a darle vueltas a la operación bikini para lucir tipo en verano. Yo estoy en plena operación ‘TriSuit’ para poder entrar en el mono de triatlón de dos piezas con el que voy a hacer el medio Ironman de Cascais. Trisuit fue una de las primeras palabras que aprendí de la jerga ‘triathlete in English’ cuando empecé a trabajar en eventos internacionales.

TriSuit (mono de triatlón), Wetsuit (neopreno), aerobar (acoples) o TT (bicicleta tipo ‘cabra’ o contrarreloj)… No es que sea un drama, pero para uno que ha llegado a estar en 59kg en plena forma hace unos años, los actuales 64-65 peligran la utilidad de la talla del mono, y la “S” empieza a quedarse dramáticamente pequeña. En tres semanas de entrenos he perdido ya un kilo, porque tras dos meses de parón físico y de seguir zampando como un Orco acampado en Mordor, casi sin dejar de comer ahora pierdo peso. Pero para un media distancia creo que hay que ir bien preparado, y bien preparado significa dejar a un lado los kilitos de más.

Para alguien no iniciado obviamente no tengo sobrepeso, al revés, soy un ‘canijo’, pero a poco que corras o montes en bici es esencial tener un par de kilos o tres menos para evitar lesiones, ir más rápido y sentirse ‘en forma’. Y digámoslo, por el orgullo de entrar en el mismo trisuit de 2016, 2015… Lo cierto es que me probé el mono de dos piezas después de 8 meses de tenerlo guardado en el armario, y apretaba demasiado, y aprecia ‘pliegues’ que no deberían estar ahí :-D

 No voy a hacer ninguna dieta. Simplemente voy a moderar mucho la ingesta de calorías basura (soy adicto a las galletas, a los picos con pipas del Mercadona y algún que otro capricho dulce), e intentar suplirlos con mucha más fruta. Es así de simple, y de fácil. Lo que pasa es que los picos con pipas están más ricos que los plátanos y las manzanas. Así de simple, y de difícil. Es un pequeño esfuerzo, porque comer fruta no es ninguna tortura, pero supone un (otro) acto de constricción que se suma a la dureza de entrenar. A todo esto, usaré un dos piezas porque es mucho más cómodo para pedalear y correr que un mono enterizo. Se nada con neopreno, así que no hace falta llevar un mono ‘unipieza’ para no perder ritmo nadando.

 ‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais

30 mar. 2017

Nadar, o flotar



Llevaba desde octubre sin meterme en una piscina. Bueno, la matronatación con mi peque de casi dos años no cuenta. Tengo la suerte de poder ir a la piscina a horas ‘raras’, es decir, a horas en las que está vacía, y es mucho más agradable que tener que estar pendiente de ver si te adelantan, si tienes que esperar a que pase uno más rápido… En cierto modo, nadar solo en una piscina me relaja, pero como la calle esté llena de nadadores, me estresa… Paradoja. Y eso mismo me pasa siempre en los triatlones, me agobio mucho nadando con otros alrededor, me falta hasta el aire en las salidas. Eso sí, aprendí hace tiempo a ponerme en uno de los laterales en las salidas para evitar el contacto, y si tengo que salir lento, lo hago.

Nadar se me da bien, aunque no me gusta demasiado. Para ser sinceros, me gusta un rato, pero me aburre si voy varios días a la semana. Uno o dos días lo tolero bien, al tercero me pregunto “¿qué carajo hago en la piscina?”. A pesar de todo, los que entienden de esto me dicen que no tengo mala técnica, que tal vez me balanceo demasiado y que uso poco las piernas, aunque eso igual puede ser bueno cuando nadas con neopreno una distancia larga.

Aprendí a nadar cuando niño, aunque a ‘nadar bien’ me enseñó José María Merchán, olímpico en Sydney 2000. Coincidí con él trabajando en la Federación Andaluza de Triatlón y se metió conmigo en la piscina varios días para enseñarme ejercicios, técnica, corregir vicios adquiridos… Sobre todo me enseñó a valorar la sensación de deslizarte y estirarte al máximo durante cada brazada. Jamás nadaré técnicamente perfecto, pero ponerse en manos de un experto es la mejor decisión que puedes tomar para mejorar nadando.

De momento sigo nadando ‘solo’, aunque cuando lo he hecho con un grupo de entrenamiento es cuando más he progresado y mejorado la velocidad. Cuando pase Cascais y tenga tiempo, o más tiempo, intentaré buscar un grupo de entrenos en la piscina.

‪#IM703Cascais‪ #MiauToCascais